El fin de la primaria

“Ma, ¿me puedo rizar las pestaña?”, ha sido la pregunta de este año. Debí suponer que así serían las cosas cuando a los 4 años me decía: “¡mami, píntame lo labios!”. Ale cumplirá 12 años en cuanto el 2020 haya comenzado, y en solo dos semanas (del aún 2019) terminará la primaria. Les juro, no siento nada parecido a: “oh mi bebé, no quiero que crezca, que se quede chiquitita para siempre”. Es la menos bebé de mis hijas, es la menos apegada, la que tiene menos mamitis. A veces, por sus estado natural de madurez, me olvido que tiene solo 11 años y alucino que hablo con alguien más grande, me doy cuenta y pongo freno. Es una niña aún, pero ya no una bebé, creo que solo la sentí así: bebé, hasta que cumplió 3 años, luego fue como hablar con una viejita muy pequeña. Noto sus cambios […]

Continuar leyendo

El contador a cero…

Una magia especial traen los cumpleaños, son como una invitación para recomenzar, un nuevo año comienza para ti justamente ese día. Yo tengo dos cumpleaños, el de verdad y el del DNI, como de niña no me celebraban ninguno, desde hace ya varios años (cuando yo pude costear mis cumples) celebro ambos. ¿Por qué no? Y ahí me ves, con mis hijas, mi familia bonita, mis amigos queridos, todos prestándose a celebrar dos veces. Les decía que trae una magia especial, personalmente siento una especie de efecto de poner el contador a cero, ese que te marca cada día vivido. Y no es como que hago como si lo anterior no existiese, claro que sí, es aprendizaje, es lo que me trajo hasta aquí, pero es lo que ya fue, es lo que ya no puedo tocar, ya no puedo volver a vivir porque ya pasó. Entonces el día de […]

Continuar leyendo

Primera temporada de talleres finalizada

Han sido 5 temas, 4 días, 25 personas y un solo miedo (el mío). Y tengo algunas conclusiones acerca de esta primera experiencia: Todos los papás que asistieron (y estoy convencida que los que no, también) sienten un profundo y honesto amor por sus hijos. Y no lo digo porque ellos lo dicen, es lo que no dicen con palabras justamente lo que más comunica. Hay mucho cariño y ese es un buen punto de partida para cualquier mejora, para algún cambio, para una revisión amable de cómo soy y cómo puedo ser mejor. Todos, a diferentes niveles, creen que hay que resolver algo en sus hijos. Y la verdad es que es la mirada de la mayoría de papás y mamás. Centramos la atención en nuestros hijos y en lo que hacen o dejan de hacer y nos sacamos del mapa como si nuestra participación no impactara. Asumimos que […]

Continuar leyendo

Juzgar menos, escuchar más (para entender mejor)

Somos como máquinas de juzgar, al resto y a nosotros mismos. Apreciamos muy poco lo que somos, lo que tenemos, lo que está a nuestro alrededor y convive con nosotros. Resulta más sencillo armar un negativo por qué de las cosas, que preguntar y tratar de entender por qué algunas cosas son o pasan de determinada manera. Es fácil pensar que si no nos contestan un mensaje de whatsapp (que además ya tiene doble check azul), es porque quien nos lee no le interesa hacerlo, que pensar que no está contestando porque simplemente no puede en ese momento, porque quiere pensar mejor su respuesta, porque sí le interesa hacerlo pero no quiere hacerlo en ese momento. Lo malo, lo peor, la mayoría de veces. Me pasó hace nada y con una persona que me importa mucho. Juzgué una de sus decisiones, me parecía absurdo todo y se lo hice saber. […]

Continuar leyendo

Desde el cariño, nuevas familias

Pablo, 45 años, recientemente se convirtió en padre de mellizos. Es soltero y tuvo a sus hijos a través de gestación subrogada[1]. Manuel, 45 años, celebrará su segundo matrimonio este mes. Su hija de 8 años será la dama de honor. Ella proviene de su primer matrimonio. Su novia -pronto esposa- tiene 6 meses de gestación. Brigitte y Sofía son pareja, ambas tienen 33 años. Ramón, un cachorro de raza Beagle, es su hijo perruno, han decidido no tener hijos y adoptar 3 cachorros más. Ninguno se conoce, pero todos tienen algo en común y es que cada uno de ellos conforman una familia. Familia, para la RAE[2], es el “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”. Sobre la base de este concepto se han formado vínculos bastante diversos alrededor del mundo, desde las familias tradicionales: papá, mamá, hijos, hasta las conformadas por: papá-papá, mamá-mamá, sólo mamá, sólo papá, familias sin hijos, abuelas o tías que […]

Continuar leyendo

¿Mamá de una? ¿mamá de dos?

Ale nació cuando Ana tenía 9 años. Antes de ese momento fui mamá de una sola hija y fue muy bueno. Afrontamos varios retos y crecimos juntas, entre la universidad, mi trabajo y pasar de vivir con mis papás a tener mi propia familia, el tiempo se fue volando. Luego llegó Ale y nos acomodamos con mucha naturalidad, como si supiéramos qué hacer y cómo, además. Ana se convirtió en hermana mayor y me convertí en mamá de dos (chancletas…). Y así ha sido, en esa realidad nos desenvolvemos, en esa realidad somos y nos conocemos, aprendemos y nos equivocamos y cada una tiene un rol que varía según la situación, pero son todos ya conocidos. Puedo decir que las tres sabemos (con algo de certeza) qué dirá o hará la otra en determinada situación. Cuando falta una decimos: “es que “Anita/Ale” sabría que hacer, la necesitamos…”. Y cuando ya […]

Continuar leyendo

Café para todos

Un peruano llega a consumir, al año, un promedio de 650 gramos de café. En casa consumimos 250 gramos… a la semana. A veces una moka italiana, a veces una V60, otras veces una francesa. A veces en casa, otras en una cafetería, en las de siempre o en las nuevas por conocer, por explorar. Siempre en el desayuno, a media mañana, después del almuerzo, con los amigos o solos, en el lonche familiar, con el último postre recién salido del horno, en medio de una conversa, frío o caliente. Para el café no hay excusas, solo hay deseos. Jamás he podido detectar más sabores en el café, que el del café mismo. Me encantaría saber lo que saben los conocedores y al hablar con alguien más poder decirle: “se siente afrutado, también un sabor terroso, algo de cerezas y por ahí un delicado sabor a…”. Aunque alguna vez sentí […]

Continuar leyendo

Transparencia

Desde hace unas semanas, más que eso en realidad, sabía que debía contarle a Ale algo acerca de mí, de nuestra familia. Estos últimos días sentí la necesidad de hacerlo ya y no extender más el tiempo, tenía miedo, muchísimo miedo. ¿Quién quiere que sus hijos sufran? y por acción de unos de sus padres, creo que nadie. Yo no quería y sentía que quizás lo que tenía que contarle podía generarle algún dolor. Importante aclarar que no pretendo que mis hijas tengan una vida llena de cosas buena, es decir, sí quiero, pero la vida viene con todo: con cosas maravillosas, con cosas geniales, con situaciones y personas malas también. Y todo eso que nos pasa es aprendizaje, nos lleva a valorar lo que tenemos, lo que somos, a ser agradecidos. Así es la vida, así es vivir, lo que a mí me generaba tanta ansiedad era generarle a […]

Continuar leyendo