Desde el cariño, nuevas familias

Pablo, 45 años, recientemente se convirtió en padre de mellizos. Es soltero y tuvo a sus hijos a través de gestación subrogada[1]. Manuel, 45 años, celebrará su segundo matrimonio este mes. Su hija de 8 años será la dama de honor. Ella proviene de su primer matrimonio. Su novia -pronto esposa- tiene 6 meses de gestación. Brigitte y Sofía son pareja, ambas tienen 33 años. Ramón, un cachorro de raza Beagle, es su hijo perruno, han decidido no tener hijos y adoptar 3 cachorros más. Ninguno se conoce, pero todos tienen algo en común y es que cada uno de ellos conforman una familia. Familia, para la RAE[2], es el “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”. Sobre la base de este concepto se han formado vínculos bastante diversos alrededor del mundo, desde las familias tradicionales: papá, mamá, hijos, hasta las conformadas por: papá-papá, mamá-mamá, sólo mamá, sólo papá, familias sin hijos, abuelas o tías que […]

Continuar leyendo

Café para todos

Un peruano llega a consumir, al año, un promedio de 650 gramos de café. En casa consumimos 250 gramos… a la semana. A veces una moka italiana, a veces una V60, otras veces una francesa. A veces en casa, otras en una cafetería, en las de siempre o en las nuevas por conocer, por explorar. Siempre en el desayuno, a media mañana, después del almuerzo, con los amigos o solos, en el lonche familiar, con el último postre recién salido del horno, en medio de una conversa, frío o caliente. Para el café no hay excusas, solo hay deseos. Jamás he podido detectar más sabores en el café, que el del café mismo. Me encantaría saber lo que saben los conocedores y al hablar con alguien más poder decirle: “se siente afrutado, también un sabor terroso, algo de cerezas y por ahí un delicado sabor a…”. Aunque alguna vez sentí […]

Continuar leyendo

Las mamás necesitamos vacaciones de la maternidad

Antes de separarme, cuando éramos cuatro viviendo en la misma casa, el papá de mis hijas y yo nos encargábamos de todo, cada uno con su afán, cada uno con sus talentos, ahí íbamos avanzando, aprendiendo y fregándola acerca de nuestras hijas. Cuando nos separamos y cada uno tenía su propia casa, yo asumí que mis hijas se quedarían a vivir conmigo y que él las tendría sólo los fines de semana. Jamás fue así. Desde el minuto cero me pidió que tuviéramos custodia compartida, un mes las chicas vivían con él, un mes conmigo. Durante ese mes nos íbamos repartiendo los fines de semana. Casi me muero, en efecto morí un poquito. La propuesta partió por algo que era real, por algo que vivíamos en casa todos los días: el papá de mis hijas también criaba (cría), no “ayudaba”, no “me ayudaba” en todo lo referido a SUS hijas. […]

Continuar leyendo

Cómo sobrevivir a un año de loncheras…

Primero lo primero. No te hace mejor mamá/papá hacer loncheras maravillosas, ultra nutritivas, mega pensadas. No te hace mala mamá/mal papá no hacer la lonchera, no cocinar, enviar dinero. Menos palo y más apoyo entre nosotros. Menos presión, más comprensión y vamos un día a la vez. Si bien la buena alimentación es prioridad, lo es también la salud mental y ahí a veces -muchas veces- fallamos, y no hay fruta/verdura/huevo que contrarresten esa deficiencia. Atención a eso. El tema con la lonchera es que resulta “un parto” pensar todos los días qué hacer, que además sea nutritivo, gluten free, en las proporciones adecuadas y que además el niño/la niña quieran comerlo y felices. Bueno, antes de que nos arranquemos los ojos, dejemos de dormir y nos terminemos de comer las uñas pensando y pensando, les paso algunas ideas que -deseo de todo corazón y por todos los santos- les […]

Continuar leyendo

Ideas para estimular la lectura (apto para todos)

Recuerdo con mucho cariño la colección del “Gran Libro de Preguntas y respuestas de Carlitos (Charlie Brown)”, que mi papá me compró cuando era bien chiquita. Los libros de “Cómo, cuándo y por qué”, también el Diccionario para niños de Larousse. No recuerdo cuándo los compró, sólo sé que tenía cerca de 5 años y ya estaban ahí, en el librero marrón gigantesco. Recuerdo a mi papá leyendo el periódico los fines de semana, es el momento que más recuerdo, después de leer cada sección las iba dejando en el piso, al final de la lectura había una alfombra enorme de papel periódico. Nunca he sido una lectora voraz, siempre he tenido acceso a muchos libros y los iba leyendo tal cual llegaban. Ha sido mucho más grande, cuando tenía 19 y mi primer trabajo (remunerado) consistía en leer y leer, y no dejar de leer, que comencé a leer mucho […]

Continuar leyendo

Es momento de ponernos al día

Y escribo esto sin hacer correcciones, que salga todo para que no existen pendientes, para comenzar otra vez con la mochila vacía, con espacio para más, para lo nuevo. Imaginen que nos estamos tomando un café, aunque mejor recuerden este aprendizaje para la vida: en algún lugar del mundo, a esta hora, ya es de noche, entonces cambiemos el café por el vino. Hay que ponernos cómodos y preparen sus oídos y ojos que comienzo a contarles. Comencemos por la chamba. Tuve una hasta el 5 de octubre, después de ese día aquí me ves (por eso me ves, porque ahora tengo tiempo), tratando de ponerme algo cómoda sin una oficina, reuniones, mis tacos, ideas, caos. Van 12 días y aún no estoy cómoda, no tiene que pasar más tiempo para saber que mi vida está en una oficina, que ahí, creando, soy un pez en el agua. Y ya […]

Continuar leyendo

Casi 6 meses

Han pasado casi 6 meses desde que renuncié a mi último trabajo, tenía una posición de mucha responsabilidad y un reto importante que había asumido hace 3 años. No era feliz y eso fue lo que motivó mi renuncia. No basta el puesto, no basta el sueldo, si no eres feliz, si no tienes un propósito, si no sientes que generas valor. Si esto te aleja además de las personas que más quieres y que más te quieren. Y durante estos casi 6 meses he hecho de todo, he estado en la playa, he tenido las vacaciones que antes no había tenido, he estado mucho muy en contacto con mis hijas y -lo que más reconozco- es que he estado en contacto conmigo, cosa que no pasaba hace mucho. Vivimos como en automático, y sí, yo disfruto de la vida, salgo, conozco, veo, admiro, corro, salto, entro, me voy, pero todo era externo, […]

Continuar leyendo

Qué debe saber un niño(a) si es que se pierde

Hace unos días me pasaron un artículo súper interesante, trataba de un tema en el que nunca me había puesto a reflexionar a profundidad: 5 cosas que nuestros hijos deben saber si es que se pierden. Es decir, uno como adulto sabe qué hacer -¿cierto?- pero los niños, por ejemplo de 3 años en adelante, ¿saben qué hacer?, ¿hemos hablado con ellos acerca del tema? En mi casa hemos hablado un par de veces acerca de qué hacer, pero nada muy relevante. He perdido de vista a Ale un par de veces (quizás más), cuando hemos estado en un Centro Comercial, pero al toque mi radar la ha ubicado, claro que los segundos entre que me di cuenta que ya no estaba y que la ubiqué fueron los más terroríficos de mi vida. Una vez estábamos en un conocido supermercado muy cerca de mi casa y se suponía que ella andaba ahí […]

Continuar leyendo