Acerca de navidad y de regalos

Siempre lo intentábamos, siempre. Me sentía una delincuente pero igual lo hacía. Usé a mi hermano como “talán” para que me avisara si alguien llegaba. El primer cajón de la cómoda de mi mamá, el que tenía llave, era el lugar que ella y mi papá escogían para guardar nuestros regalos todos los años. Hice todo para abrirlo, me doblé los dedos, active mi visión nocturna y la microscópica para poder ver por pequeños espacios. Creo que sólo una vez pude abrirla un poco, mi hermano terminó llorando porque se asustó y decía que nos iban a castigar, no sé qué hice para que se calmara y no dijera nada. Igual jamás chunté a los regalos, alucinaba que era una cosa y por años era otra y la misma (me regalaron un reloj, creo que como cinco años seguidos y no me gustaban los relojes :/ ). Pero cómo salté […]

Continuar leyendo

El fin de la primaria

“Ma, ¿me puedo rizar las pestaña?”, ha sido la pregunta de este año. Debí suponer que así serían las cosas cuando a los 4 años me decía: “¡mami, píntame lo labios!”. Ale cumplirá 12 años en cuanto el 2020 haya comenzado, y en solo dos semanas (del aún 2019) terminará la primaria. Les juro, no siento nada parecido a: “oh mi bebé, no quiero que crezca, que se quede chiquitita para siempre”. Es la menos bebé de mis hijas, es la menos apegada, la que tiene menos mamitis. A veces, por sus estado natural de madurez, me olvido que tiene solo 11 años y alucino que hablo con alguien más grande, me doy cuenta y pongo freno. Es una niña aún, pero ya no una bebé, creo que solo la sentí así: bebé, hasta que cumplió 3 años, luego fue como hablar con una viejita muy pequeña. Noto sus cambios […]

Continuar leyendo

El contador a cero…

Una magia especial traen los cumpleaños, son como una invitación para recomenzar, un nuevo año comienza para ti justamente ese día. Yo tengo dos cumpleaños, el de verdad y el del DNI, como de niña no me celebraban ninguno, desde hace ya varios años (cuando yo pude costear mis cumples) celebro ambos. ¿Por qué no? Y ahí me ves, con mis hijas, mi familia bonita, mis amigos queridos, todos prestándose a celebrar dos veces. Les decía que trae una magia especial, personalmente siento una especie de efecto de poner el contador a cero, ese que te marca cada día vivido. Y no es como que hago como si lo anterior no existiese, claro que sí, es aprendizaje, es lo que me trajo hasta aquí, pero es lo que ya fue, es lo que ya no puedo tocar, ya no puedo volver a vivir porque ya pasó. Entonces el día de […]

Continuar leyendo

Desde el cariño, nuevas familias

Pablo, 45 años, recientemente se convirtió en padre de mellizos. Es soltero y tuvo a sus hijos a través de gestación subrogada[1]. Manuel, 45 años, celebrará su segundo matrimonio este mes. Su hija de 8 años será la dama de honor. Ella proviene de su primer matrimonio. Su novia -pronto esposa- tiene 6 meses de gestación. Brigitte y Sofía son pareja, ambas tienen 33 años. Ramón, un cachorro de raza Beagle, es su hijo perruno, han decidido no tener hijos y adoptar 3 cachorros más. Ninguno se conoce, pero todos tienen algo en común y es que cada uno de ellos conforman una familia. Familia, para la RAE[2], es el “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas”. Sobre la base de este concepto se han formado vínculos bastante diversos alrededor del mundo, desde las familias tradicionales: papá, mamá, hijos, hasta las conformadas por: papá-papá, mamá-mamá, sólo mamá, sólo papá, familias sin hijos, abuelas o tías que […]

Continuar leyendo

Café para todos

Un peruano llega a consumir, al año, un promedio de 650 gramos de café. En casa consumimos 250 gramos… a la semana. A veces una moka italiana, a veces una V60, otras veces una francesa. A veces en casa, otras en una cafetería, en las de siempre o en las nuevas por conocer, por explorar. Siempre en el desayuno, a media mañana, después del almuerzo, con los amigos o solos, en el lonche familiar, con el último postre recién salido del horno, en medio de una conversa, frío o caliente. Para el café no hay excusas, solo hay deseos. Jamás he podido detectar más sabores en el café, que el del café mismo. Me encantaría saber lo que saben los conocedores y al hablar con alguien más poder decirle: “se siente afrutado, también un sabor terroso, algo de cerezas y por ahí un delicado sabor a…”. Aunque alguna vez sentí […]

Continuar leyendo

Las mamás necesitamos vacaciones de la maternidad

Antes de separarme, cuando éramos cuatro viviendo en la misma casa, el papá de mis hijas y yo nos encargábamos de todo, cada uno con su afán, cada uno con sus talentos, ahí íbamos avanzando, aprendiendo y fregándola acerca de nuestras hijas. Cuando nos separamos y cada uno tenía su propia casa, yo asumí que mis hijas se quedarían a vivir conmigo y que él las tendría sólo los fines de semana. Jamás fue así. Desde el minuto cero me pidió que tuviéramos custodia compartida, un mes las chicas vivían con él, un mes conmigo. Durante ese mes nos íbamos repartiendo los fines de semana. Casi me muero, en efecto morí un poquito. La propuesta partió por algo que era real, por algo que vivíamos en casa todos los días: el papá de mis hijas también criaba (cría), no “ayudaba”, no “me ayudaba” en todo lo referido a SUS hijas. […]

Continuar leyendo

Cómo sobrevivir a un año de loncheras…

Primero lo primero. No te hace mejor mamá/papá hacer loncheras maravillosas, ultra nutritivas, mega pensadas. No te hace mala mamá/mal papá no hacer la lonchera, no cocinar, enviar dinero. Menos palo y más apoyo entre nosotros. Menos presión, más comprensión y vamos un día a la vez. Si bien la buena alimentación es prioridad, lo es también la salud mental y ahí a veces -muchas veces- fallamos, y no hay fruta/verdura/huevo que contrarresten esa deficiencia. Atención a eso. El tema con la lonchera es que resulta “un parto” pensar todos los días qué hacer, que además sea nutritivo, gluten free, en las proporciones adecuadas y que además el niño/la niña quieran comerlo y felices. Bueno, antes de que nos arranquemos los ojos, dejemos de dormir y nos terminemos de comer las uñas pensando y pensando, les paso algunas ideas que -deseo de todo corazón y por todos los santos- les […]

Continuar leyendo

Ideas para estimular la lectura (apto para todos)

Recuerdo con mucho cariño la colección del “Gran Libro de Preguntas y respuestas de Carlitos (Charlie Brown)”, que mi papá me compró cuando era bien chiquita. Los libros de “Cómo, cuándo y por qué”, también el Diccionario para niños de Larousse. No recuerdo cuándo los compró, sólo sé que tenía cerca de 5 años y ya estaban ahí, en el librero marrón gigantesco. Recuerdo a mi papá leyendo el periódico los fines de semana, es el momento que más recuerdo, después de leer cada sección las iba dejando en el piso, al final de la lectura había una alfombra enorme de papel periódico. Nunca he sido una lectora voraz, siempre he tenido acceso a muchos libros y los iba leyendo tal cual llegaban. Ha sido mucho más grande, cuando tenía 19 y mi primer trabajo (remunerado) consistía en leer y leer, y no dejar de leer, que comencé a leer mucho […]

Continuar leyendo