Transparencia

Desde hace unas semanas, más que eso en realidad, sabía que debía contarle a Ale algo acerca de mí, de nuestra familia. Estos últimos días sentí la necesidad de hacerlo ya y no extender más el tiempo, tenía miedo, muchísimo miedo. ¿Quién quiere que sus hijos sufran? y por acción de unos de sus padres, creo que nadie. Yo no quería y sentía que quizás lo que tenía que contarle podía generarle algún dolor. Importante aclarar que no pretendo que mis hijas tengan una vida llena de cosas buena, es decir, sí quiero, pero la vida viene con todo: con cosas maravillosas, con cosas geniales, con situaciones y personas malas también. Y todo eso que nos pasa es aprendizaje, nos lleva a valorar lo que tenemos, lo que somos, a ser agradecidos. Así es la vida, así es vivir, lo que a mí me generaba tanta ansiedad era generarle a […]

Continuar leyendo

Lemon Tree

Yesterday you told me about the blue, blue sky.And all that I can seeIs just a yellow lemon tree. Esta canción sonaba en mi cabeza cuando tenía 16 años, la escuchaba mil veces (como hoy, como ahorita). Todo en absoluto era más sencillo, mi mayor responsabilidad era estudiar y sólo estudiar, mantener el cuarto ordenado, chequear de cuando en vez a mis hermanos. Hoy he regresado a tener 16, he recordado a mis amigos queridos, mi sonrisa de aquella época, a mi primer enamorado. Qué increíble es esa edad, yo juraba que con él me casaba, que tendríamos hijos (a los que obviamente ya les habíamos puesto nombre: Carolina y Santiago), que pasaríamos la vida juntos. Evidentemente eso no pasó, terminamos un año después, no tuvimos a Carito ni a Santi, la vida nos vino encima con todos sus retos. Recuerdo a mis amigos, nuestras tremendas aventuras, nuestras conversaciones interminables […]

Continuar leyendo

Acerca de bastones

Últimamente hablo -la mayor parte del tiempo- sólo conmigo, una lujo, un problema también. Soy mi hombro, mi dedo acusador, la mano que me sostiene, el abrazo que necesito, mi custodio, mi inquisidor, mi salvadora, quien me hunde. Saber que te tienes a ti mismo, que es menester quererte suficiente, creerte autosuficiente, podría hacer que pierdas de vista que también es necesario que existan personas a tu alrededor que puedan quererte lo que tú sóla no estás pudiendo, que puedan ofrecerte aquello que tú no eres capaz de facilitarte (por alguna razón), hasta que puedas auto gestionarte, otra vez. Me explico. Saberte suficiente para ti es, según yo, una necesidad a cubrir. Aceptarte tal cuál eres, buscar tu mejor versión de manera constante, quererte y cuidarte muchísimo, todo eso junto, todo eso es lo que ofreces al mundo y va -de alguna manera- a calibrar lo que estás dispuesta a […]

Continuar leyendo

Mis hijas, la novia de su papá, las familias reconstruidas

Ale me pidió estrellas de mar, debía llevarlas al colegio para una investigación. No sé cómo las conseguí, pero ahí estaban: 4 estrellas de mar. Ale y Ana estaban con su papá, esto fue hace casi un año. Ese fin de semana Fito (el Beagle de mis hijas) se comió las estrellas. El lunes Ale me contó lo que había pasado, le dije: “¡ay noooo, pero debías llevarlas hoy al cole!”, “no te preocupes mamá, Catalina me trajo todas las que necesitaba, eran lindas, de varios colores…” Esa fue la primera vez que sentí la presencia de la novia del papá de mis hijas -a.k.a Catalina-, en la vida de mis hijas. Ambos llevaban juntos ya algunos meses, él me la quiso presentar en más de una oportunidad. Debo confesar que yo no quise, “es solo tu enamorada, sé feliz, no me integres”. Asumí que consolidarse en una relación le […]

Continuar leyendo

La niña que paró de hablar

Alejandra es una fuente inagotable de conversación. Cuando tenía dos años y solo decía: “ño”, “abua” y “guaguau”, creíamos que no hablaría, nos preocupamos un poco la verdad. Repetía solo esas palabras y el nombre de su hermana, así estuvo meses. Un día comenzó a incorporar nuevas palabras, decía más y de manera más constante, nunca más paró. La preocupación de que no pudiera hablar se convirtió luego en angustia porque no se callaba, jamás. ¿Respira?, nos hemos preguntado más de una vez. Hoy, con 11 años, su repertorio verbal es más que amplio, es enorme, su voluntad para comunicarse es excepcional y sus temas de conversación, infinitos. En más de una oportunidad me he visto mirando al vacío mientras ella iba contándome la película #3 de una saga de 8…, yo asentía, validaba, me sorprendía, pero no escuchaba. Lo siento Ale, una hora y media hablando de personajes, tramas, […]

Continuar leyendo

Las mamás necesitamos vacaciones de la maternidad

Antes de separarme, cuando éramos cuatro viviendo en la misma casa, el papá de mis hijas y yo nos encargábamos de todo, cada uno con su afán, cada uno con sus talentos, ahí íbamos avanzando, aprendiendo y fregándola acerca de nuestras hijas. Cuando nos separamos y cada uno tenía su propia casa, yo asumí que mis hijas se quedarían a vivir conmigo y que él las tendría sólo los fines de semana. Jamás fue así. Desde el minuto cero me pidió que tuviéramos custodia compartida, un mes las chicas vivían con él, un mes conmigo. Durante ese mes nos íbamos repartiendo los fines de semana. Casi me muero, en efecto morí un poquito. La propuesta partió por algo que era real, por algo que vivíamos en casa todos los días: el papá de mis hijas también criaba (cría), no “ayudaba”, no “me ayudaba” en todo lo referido a SUS hijas. […]

Continuar leyendo

Cómo sobrevivir a un año de loncheras…

Primero lo primero. No te hace mejor mamá/papá hacer loncheras maravillosas, ultra nutritivas, mega pensadas. No te hace mala mamá/mal papá no hacer la lonchera, no cocinar, enviar dinero. Menos palo y más apoyo entre nosotros. Menos presión, más comprensión y vamos un día a la vez. Si bien la buena alimentación es prioridad, lo es también la salud mental y ahí a veces -muchas veces- fallamos, y no hay fruta/verdura/huevo que contrarresten esa deficiencia. Atención a eso. El tema con la lonchera es que resulta “un parto” pensar todos los días qué hacer, que además sea nutritivo, gluten free, en las proporciones adecuadas y que además el niño/la niña quieran comerlo y felices. Bueno, antes de que nos arranquemos los ojos, dejemos de dormir y nos terminemos de comer las uñas pensando y pensando, les paso algunas ideas que -deseo de todo corazón y por todos los santos- les […]

Continuar leyendo

De cómo un trastorno alimenticio cambió la vida de una familia completa

LLevo cerca de 40 minutos tratando de escribir esto, solo comienzo a recordar y no puedo dejar la cantidad de emociones que vienen a mí. La verdad es que llevo casi 5 años tratando de escribirlo. — Anita tenía 15, estaba en 4to de secundaria, no recuerdo el día exacto, estábamos en mi cuarto, yo estaba en la cama, era invierno. No recuerdo si Ale estaba, supongo que sí. Por alguna razón Ani entró a mi cuarto, se comenzó a quitar la ropa que traía encima porque iba a probarse algo, creo, esta parte no la recuerdo tan bien. Traía varias capas de ropa encima, era invierno, repito. Se quitó todo lo que traía de la cintura para arriba, aquí comenzó la pesadilla, la de la familia, ella ya estaba en una hacía varios meses atrás. Levanté la mirada, ella estaba de espaldas, ella no era mi hija, era un […]

Continuar leyendo